13 de octubre de 2008

¿Sega o Nintendo?

Dentro del suplemento Fugas de La Voz de Galicia de este pasado viernes, se podía encontrar el monólogo de mismo nombre al título de esta entrada. El autor es Robert Bodegas, que supongo que todos conócereis, un monologuista que a mi no es que me haga mucha gracía, pero que en este monólogo dice unos cuántas cosas graciosas. Para aquellos que no pudieran leerlo aquí os lo dejo, seguro que como buenos jugones reconoceréis algunos fallos, pero bueno, todo se puede perdonar si no eres del mundillo.

<<¿Sega o Nintendo?

En mi generación, por encima de ser del Madrid o del BarÇa, de Pepsi o de Coca-Cola, incluso de Cola-Cao o de Nesquick, estaba ser de Sega o de Nintendo. Yo me hice de Sega el día que heredé una Master System y defendí su honor o mejor que pude. Sin embargo, mi nivel de identificación con su mascota, un erizo azul que se pasaba todo el día corriendo, era nulo. No creo que exista ningún ser humano capaz de amar a dos erizos a la vez, y a mi corazón llego primero Espinete. Yo envidiaba poder ser Super Mario, admiraba a ese fontanero. Super Mario BROS representa para mí el sueño americano. Un tío de barrio, como cualquier hijo de vecino, sin estudios superiores, luchando por el amor de una princesa. Es una historia coma la de doña Letizia pero al revés, ahora que lo pienso, proletarios buscando palacio.

Pero de eso ha pasado mucho tiempo y ahora me doy cuenta de lo enrevesada que era la mente de los creadores de ese jueguecito. De entrada los tíos parten de una situación clásica, una princesa a la que rescatar, y ahí surge la primera cuestión: ¿quién será el encargado? ¿Un príncipe? No. ¿Un caballero? Tampoco. ¿Un superhéroe? Nada. ¿Un soldado? Olvídate. ¡Un fontanero! ¡Un puñetero fontanero! ¿Quién se cree eso? Tienes que llamarlo quince veces para que venga a desatascar el fregadero ¿y esperas que dé la vuelta al mundo matando dragones para rescatar una princesa? Ni de Broma.

Pero eso es solo el principio, porque por si ya de sí un fontanero fuera a todas luces la persona mas inadecuada para emprender esta misión, a los creadores del juego no les debió parecer lo suficientemente complicado y lo hicieron enana. ¡Un fontanero enano! Qué cutrada de historia. Imaginaos que lo consigue, cómo serían los titulares: -Fontanero enano rescata a princesa secuestrada-. Esa historia no vende, no se la cree nadie. ¡Si Blancanieves corría mucho menos peligro e hicieron falta siete! Y eran mineros, que siempre intimidan más. Para colmo el pobre recupera su tamaño comiendo setas, rojas y con pintitas blancas, que si coges la buena creces, pero si coges la Amanita muscaria te mueres. Y eso por no hablar de los enemigos, tortugas, que ya hay que ser falsos para enfrentar al pobre Mario con las tortugas, porque ¿quién ve maldad en una tortuga? Nadie. Y te acercas a ellas y...¡zasca!, te mandan para el otro barrio. Y lo peor es que pese a todo esto, la historia fue un éxito histórico, lo que propició numerosas secuelas, en las que las cosas siempre iban a peor (aparte de pensar que la princesa era un poco lerda por dejarse secuestrar tantas veces) porque en el Mario 3 los creadores decidieron darle a Mario la oportunidad de volar, pero, claro, no podía ser de una manera digna, en plan Superman con una capa, o con un propulsor, al menos, con algo fardón. No, no. Volaba convirtiéndose en mapache, que de toda la vida ha sido un animal volador... El tío se comía otra setita y le salían orejas y rabo de mapache, que debieron decir los programadores: -Vale, que vuele,
pero que parezca gilipollas-.

Han pasado muchos años y la vejez ha vuelto todavía más cínicos a los seres que manejan el emporio Nintendo, que han dicho: ¿por qué ha de parecer gilipollas el protagonista del juego cuando puede parecerlo el propio jugador? Y así han acabado con nosotros dándole raquetazos al aire o meneando un hula-hop invisible para asombro de los vecinos que nos ven desde la ventana y nos toman por tontos, zumbados, adictos al peyote o todo a la vez, por culpa de su invento más maquiavélico, la Wii. Pero de lo que no tienen ni idea es de lo bien que lo pasamos. Lo siento Sega, aguanté lo que pude. >> Por Robert Bodegas.

A continuación tenéis la viñeta de Kiko da Silva que acompañaba al arículo. Aunque está en gallego creo no hace falta traducirla para que todos sepais de que va la historia.



Fuente: La Voz de Galicia

4 comentarios:

Jarkendia dijo...

Cojonudo el monólogo, pese a que no me mola demasiado el Bodegas este xd

Lo que sip, te faltan dos citas del monólogo, que las has puesto con signos de mayor y menor, y eso lo interpreta el blog como que vas a meter código xd

Cyberdeku dijo...

Gracias por avisar jarken, es lo que tiene trabajar con sueño XDD Cuando llegue a casa las pongo.

xanfran dijo...

No está mal :)

Lo de volar, ¿no era con una hoja? xD

SAI dijo...

sobre mario y la pricesa:

http://www.youtube.com/watch?v=VXSTnrl8mw8&feature=related

xDDD